Quiénes somos

El Liceo Rafael Sotomayor es un establecimiento tradicional de la comuna de Las Condes que por más de medio siglo ha
impartido educación Científico-Humanista con carácter laico a alumnos de esta y otras comunas de Santiago.

Nuestra Historia

Su origen como institución educacional se remonta a fines de la década de los ’50, bajo el segundo gobierno de don Carlos Ibáñez del Campo. Por aquel entonces, se hizo necesario contar con establecimientos de Enseñanza Media en la comuna que atendiera a los sectores sociales medios, pues muchos jóvenes debían estudiar en liceos de otras comunas.

En virtud del crecimiento demográfico de Las Condes, la idea no tardó en ganar voluntades. De este modo, el alcalde Alvaro Salamero en conjunto con padres, vecinos y rotarios realizan gestiones ante el Ministerio de Educación para la creación de un liceo de niñas y otro de hombres. Finalmente, siendo Ministro de Educación don Diego Barros Ortiz, se firmó el Decreto N° 2.660 del 17 de abril de 1958 para dar vida al Liceo de Hombres N° 11.

Un problema inicial para que comenzara a funcionar fue la falta de un local adecuado. Sin embargo, el alcalde Salamero logró que las clases tuvieran lugar en la pequeña escuelita, casi rural, de la calle Nuestra Señora del Rosario. Así, la ex Escuela República de Zaire impartía enseñanza primaria en las mañanas y en las tardes cobijaba al Liceo de Hombres. Su primer rector fue don Andrés García Huidobro Guzmán, Profesor de Historia y abogado.

Consolidada la creación del primer Liceo fiscal de la comuna de Las Condes, padres, apoderados y destacados vecinos se movilizan para ubicarlo en un sitio y local definitivos. De esa manera, consiguen el sitio en el lugar donde actualmente se ubica, en Las Tranqueras con Presidente Riesco, cuyo contexto espacial era aún semi-rural. El actual edificio del Liceo fue entregado finalmente para su uso integral en 1962, el cual ya ha visto pasar por sus aulas a miles de jóvenes. La Ley N° 16.257, del 21 de junio de 1965, le dio al Liceo el nombre de “Rafael Sotomayor” como reconocimiento a quien fuera uno de los forjadores del Chile republicano en calidad de servidor público, destacándose como abogado, político, funcionario del Estado y organizador de la victoria de la Guerra del Pacífico. Pero fue su sobresaliente desempeño como Ministro de Educación entre 1857 y 1861, bajo el gobierno de don Manuel Montt, lo que hizo que el rector, Sr. García Huidobro, padres y apoderados lo eligieran para denominar al Liceo N° 11.

A partir de 1981 el establecimiento pasó a ser administrado por la I. Municipalidad de Las Condes conforme a las nuevas disposiciones en materia educacional. Junto a este cambio, el tradicional Liceo de Hombres pronto se transformó en un colegio mixto.

A mediados de la década de 1990 el país estaba involucrado en una discusión en torno a la calidad de la educación. Por ello, las autoridades municipales diseñan un plan a la luz de los antecedentes del Informe Brunner, que propone traspasar los colegios a manos de los profesores, en el marco de una sociedad anónima con estructura empresarial, sin mayores agentes externos que los propios docentes.

A partir de ello se establecen las bases de la autogestión educacional asumida por los profesores y aprobada por los padres y apoderados el año 1995, bajo la premisa de mejorar la excelencia académica, promover el tema valórico y fomentar la participación de la familia. Así, desde 1996 el Liceo de Hombres N° 11, luego Liceo A-68, se transformó en el establecimiento particular subvencionado Liceo Rafael Sotomayor, administrado por sus profesores y supervisado por la I. Municipalidad de Las Condes. Aún así, el espíritu con que fue creado en 1958 se mantiene vigente: No sólo formar buenos discípulos académicamente, sino también buenas personas bajo un proyecto común.

 

Directorio

Presidenta:

Sra. Lorena Benavente Parada

Directores:

Sr. Sergio Ortíz Montero

Srta. Elia Paredes Díaz

Sra. Mónica Verdugo Lizana

Proyecto educativo

ANTECEDENTES DE LA INSTITUCIÓN

El Colegio Rafael Sotomayor, ubicado en Las Tranqueras N° 726, de Las Condes, concesionado a la Sociedad Educacional que lleva su nombre, es un colegio de continuidad que acoge a alumnos de distintas comunas, desde Pre Kinder a Cuarto Año de Enseñanza Media.
Surge como Institución Educacional en el año 1958 según Decreto N° 2660 del 17 de Abril de 1958 con el nombre de Liceo de Hombre N° 11, bajo el gobierno de Don Carlos Ibáñez del Campo y recibe el nombre de Rafael Sotomayor bajo la Ley N° 16.257 del 21 de Junio de 1965 en su Artículo 1° Inciso Cuarto, en honor a la figura del gran Ministro de Instrucción Pública, que contribuyó al progreso de la Educación en el país y que como hombre brilló en varios campos de la vida nacional.
Rescatamos la figura de Don Rafael Sotomayor como uno de los grandes hombres de extraordinarias virtudes reconocidas en el medio educacional como Ministro del Presidente Don Manuel Montt Torres.
Desde su creación, hace más de 50 años hasta el presente, el Liceo ha venido cumpliendo la Misión de formar generaciones de jóvenes preparados en las disciplinas académicas, fortalecidos en la responsabilidad social, respetando la dignidad personal y la de sus semejantes.

Nuestra apuesta institucional cuenta con la fortaleza del trabajo colectivo y el aporte de toda la comunidad.
El Liceo Rafael Sotomayor persigue una Educación de Calidad basada en la Equidad y fundamentada en una excelencia académica que favorezca el desarrollo de competencias intelectuales, físicas y afectivas en nuestros alumnos.
Procuramos desarrollar un clima de enseñanza- aprendizaje en un marco de una buena y sana convivencia escolar e integrar a las familias en toda la labor educativa.

Visión

“Ser una institución educativa que potencie al estudiante en un aspecto integral, con una alta formación valórica e innovadora en pos de una sociedad en constante transformación”

Misión

“Desarrollar  en  los  estudiantes  una  formación  inclusiva  de  calidad,  permitiéndoles

lograr competencias individuales y sociales que lo conlleven a la autorrealización”

Valores

La comunidad Rafaelina asume un estilo de formación democrática, reflejada en la formación de valores sustentables que se manifiestan básicamente en:

· Solidaridad
· Respeto
· Responsabilidad
· Honestidad

NUESTRA FILOSOFÍA EDUCACIONAL

El Liceo “Rafael Sotomayor” es una institución educacional que apoya su acción didáctica en tres principios fundamentales: excelencia académica, progreso moral y el aprendizaje como experiencia.

La excelencia académica, apoyada en el desarrollo de las ciencias y el humanismo fundamentando nuestro currículum.

Cuando hablamos de ciencia nos referimos a esta como una forma de conocimiento que busca la verdad a través de la observación, la inteligencia y el experimento; y que requiere de parte del alumno una actitud de búsqueda permanente para conocer la realidad. Pero se trata no solamente de conocerla, sino además, interpretar los fenómenos del mundo circundante en constante cambio y devenir, para ponerlo al servicio de la humanidad, puesto que puede ser nocivo para la sociedad cuando el hombre alienado destruye la naturaleza.

Por tal razón creemos en una formación integral humanista que estimule el desarrollo de las potencialidades de cada uno de nuestros alumnos, como un todo y que están llamados a ser felices junto a los demás seres humanos.
No interesa solamente el desarrollo intelectual o académico, este debe ir acompañado con la búsqueda del bien común para evitar el mal uso de la libertad y la inteligencia y avanzar hacia formas de organización superior donde los sistemas, administrados por personas con gran desarrollo moral, estén al servicio del hombre y no al revés.
El alumnado “Rafaelino” debe entender el progreso moral como un compromiso con el otro para “hacer lo que se quiere dentro de lo que se debe” y así generar un clima de sana y buena convivencia escolar.
El aprendizaje constituye una experiencia del alumno, la cual es intransferible, lo q ue conlleva para el docente un rol de mediador de éstas.
La didáctica al interior del aula privilegia el hacer del alumno, como un ser que construye su propio conocimiento a partir de lo que trae. En este sentido nos adscribimos a la teoría constructivista que privilegia los aprendizajes significativos. El rol mediador del docente, exige una planificación de actividades rigurosa que lleve a producir la experiencia singular de aprendizaje. En este proceso, el docente debe también elaborar y/o seleccionar los medios y materiales necesarios y pertinentes a las actividades planificadas, que buscan el objetivo como aprendizaje esperado.
Por lo tanto, el paradigma tradicional de la clase frontal con un rol protagónico del docente, siendo importante en algunos casos, no representa el ideal de nuestros procesos didácticos.
Nuestro liceo suscribe las bases curriculares desde Prekinder a segundo medio, adecuando su malla curricular a todos los niveles de la enseñanza desde Prekinder a cuarto medio.
Nuestro PEI se sustenta en los cuatro pilares de la Educación:
Aprender a conocer
Aprender a hacer
Aprender a vivir juntos, aprender a vivir con los demás
Aprender a ser.

Perfil del Profesor
El perfil del docente se debe basar en el Marco para la Buena Enseñanza y en los
Estándares Indicativos de Desempeño.
Características del perfil del docente definido en nuestro PEI:
Innovador - Competente – Actualizado – Proactivo – Disposición al cambio – Integro – Colaborador – Comunicador – Motivador – Empático – Responsable – Leal – Puntual – Organizado – Honesto.

Perfil del apoderado
* El perfil del apoderado está determinado por su compromiso con los valores de nuestro
PEI, de sus principios y objetivos.
* Los padres y apoderados deben interesarse por la marcha académica de sus hijos, asistiendo a las reuniones cuando son citados ya sea por el profesor de asignatura o por el
profesor jefe e informarse de los avances o dificultades de sus hijos en aspectos actitudinales, valóricos y académicos.
* Los apoderados deben ser comprometidos y participativos en las actividades diseñadas por la comunidad Rafaelina y en las actividades establecidas por cada curso en particular.
* El apoderado debe apoyar la labor formativa actitudinal de su pupilo en cuanto al lenguaje, modales y respeto en general.
* El apoderado debe colaborar en el desarrollo de hábitos de estudio en el hogar para facilitar el éxito académico.

Perfil del Alumno
Uno de los aspectos relevantes de nuestra misión es la formación del alumno en valores, actitudes y habilidades del pensamiento.
Buscamos desarrollar en nuestros alumnos habilidades orientadas a lograr: Capacidad de aprender a aprender.
Capacidad de análisis, síntesis y evaluación. Pensamiento crítico y creativo.
Capacidad de identificar y resolver problemas. Capacidad para tomar decisiones.
Manejo del idioma Inglés.
Buena comunicación oral, escrita y actitudinal. Trabajo en equipo de calidad, respetuoso y solidario. Capacidad de autocuidado y de su medio.
Respetuoso de la diversidad: étnica, social, sexual, religiosa y otras. Capacidad de identificarse con su colegio.
Definimos el valor como una cualidad por la que una persona merece ser apreciada.
Definimos la actitud como disposición estable y continuada de la persona para actuar de una forma determinada. Las actitudes impulsan y orientan y condicionan la conducta, contribuyendo a la formación de la personalidad.
Estos tres elementos son sustanciales en nuestro PEI respecto al perfil que deseamos de nuestros alumnos. Será responsabilidad nuestra elaborar las estrategias que nos permitan concretar estos tres conceptos en nuestros alumnos.

Además queremos desarrollar:
Capacidad de aprender a través de la enseñanza del profesor y también por cuenta propia. Es decir, provocar en nuestros alumnos la reflexión de sus propios procesos de conocimiento. Esto tiene que ver con la meta cognición, que es uno de los factores de un pensamiento de calidad.
Capacidad de análisis, síntesis y evaluación, que están relacionadas con operaciones del pensamiento de un nivel superior, previo dominio de las anteriores.
Pretendemos desarrollar el pensamiento crítico como otro de los elementos de un pensamiento de calidad. Una persona con pensamiento crítico es aquella que indaga, cuestiona, discierne, verifica, y todo lo somete a riguroso examen.
También pretendemos desarrollar la creatividad que es una habilidad del pensamiento para generar respuestas nuevas, originales y valiosas que son un valioso aporte al aprendizaje.
También buscamos desarrollar la capacidad de identificar y resolver problemas, se orienta a superar los obstáculos y vencer las dificultades que impiden lograr un objetivo.

Nuestros valores

 

NUESTROS VALORES

Visión

“Ser una institución educativa que potencie al estudiante en un aspecto integral, con una alta formación valórica e innovadora en pos de una sociedad en constante transformación”

Misión

“Desarrollar  en  los  estudiantes  una  formación  inclusiva  de  calidad,  permitiéndoles

lograr competencias individuales y sociales que lo conlleven a la autorrealización”

Valores:

La comunidad Rafaelina asume un estilo de formación democrática, reflejada en la formación de valores sustentables que se manifiestan básicamente en:

• Solidaridad

• Respeto

• Responsabilidad

• Honestidad.

Cuenta Pública 2016